En plena pandemia COVID y debido a las restricciones actuales, decidimos meternos de lleno en el turismo de naturaleza y conocer lugares que habíamos dejado “de lado” para cuando no pudiésemos viajar al extranjero.

Con la entrada de lleno en este invierno que se pronostica como duro ¿qué mejor plan que iniciarse en las rutas con raquetas de nieve? Lo hemos probado y lo recomendamos abiertamente.

Tras desplazarnos hasta Isaba, Navarra, decidimos alquilar unas raquetas en Ezkiaga. La tienda se encuentra junto al parking de la localidad (consultar precio y teléfono de contacto).

Existe una ruta en el Centro de Esquí Nórdico de Larra-Belagua pero debido a la abundancia de nieve y a que no teníamos cadenas para llegar hasta allí, hicimos caso de la recomendación de uno de los locales con quienes hablamos. Parece ser que la ruta de Arrako no está siempre practicable con raquetas, pues al estar cerca del pueblo no nieva lo suficiente y no suele estar practicable (excepto para hacer senderismo).

En realidad se trata de una Sendero Local con la nomenclatura SL NA-80, marcada con líneas verdes y blancas a lo largo de todo el recorrido. Se trata de una ruta sencilla que puede realizarse en sentido inverso a las agujas de un reloj (mayor pendiente) o en el mismo sentido (menor dificultad). Es imprescindible desviarse 500 metros para llegar hasta la cascada de Arrako.

La ruta puede iniciarse en el km. 43 de la carretera NA-137. Si llegas desde Isaba, en el punto kilométrico citado (a mano izquierda) observarás los paneles informativos que dan inicio al sendero.

Y ahora, ponte las raquetas y disfruta!!

INFOGRAFÍA: